La chica abrió los ojos y descubrió que ya no estaba en su cama. Miró a su derecha y vio a su mejor amigo observándole.

-¿Estás bien?- le preguntó este

Se incorporó y descubrió que se encontraba en la habitación del chico. ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Por qué estaba sobre aquel colchón? ¿Qué había pasado?

-Creía que estaba en mi cuarto- susurró ella

-No tengas miedo- le respondió -debo contarte algo que me está pasando últimamente.

-Luis, ¿estás bien? Últimamente parece que te estás convirtiendo en un chico muy solitario-

-Pero qué pesados sois todos- dijo él. Sus ojos estaban rojos y brillantes debido a las lágrimas. Su mandíbula estaba apretada -Solo necesito a alguien que comprenda que soy triste individualmente. Y que estar solo puede ser peligroso para mí, pero otras veces es lo que necesito-

-Lo que te pasa es que vives dependiendo de los demás- respondió ella

-Pues enséñame a vivir de otra manera-

Anuncios